“Nunca pensé que terminaría sin hogar”

Doscientos voluntarios ofrecen recursos y servicios para personas sin hogar en Long Beach durante el 2020 Homeless Count.

Back to Article
Back to Article

“Nunca pensé que terminaría sin hogar”

Malcolm Garret via Pexels

Malcolm Garret via Pexels

Malcolm Garret via Pexels

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






[Nota del editor: El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Long Beach solicitó a los medios que identifiquen a las personas sin hogar solo por sus iniciales con fines de seguridad.]

“Nunca pensé que terminaría sin hogar”, dijo R.C., un nativo de Long Beach de 62 años.

Tomó un sorbo de café de una cápsula vacía que normalmente se usa para almacenar marihuana que encontró en un contenedor de basura. Otro hombre acababa de servirle café de su propia taza McCafe.

R.C. había crecido en Bixby Knolls.

“Vengo de una familia muy agradable”, dijo.

Tenía una casa en la playa y un yate en un momento, pero debido a múltiples problemas de divorcio, lo perdió todo.

“Al menos tenía cosas que perder, algunas personas no tienen nada”, dijo mientras encendía un cigarrillo que encontró en el suelo.

Su trastorno bipolar le impidió conseguir un trabajo o cualquier tipo de vivienda. Sus mecanismos de afrontamiento fueron otra caída.

“Solía ​​lidiar con mis altibajos de ser bipolar con alcohol”, dijo. Sin embargo, recientemente se puso sobrio después de recibir medicamentos.

Ha estado sin hogar de vez en cuando por años. A veces se quedaba en la casa de un amigo, pero decidió irse.

“Me quedé en la pista anoche”, dijo.

Agradeció a los voluntarios, que lo rodearon mientras hablaba, por reconocer el problema de las personas sin hogar en la sociedad.

Después de recibir una tarjeta de regalo por completar la encuesta, dijo: “¿Ves cómo Dios me cuida?”

Alrededor de 200 personas se despertaron antes del amanecer del jueves 23 de enero, en una misión para contar la población de personas sin hogar en Long Beach como parte del conteo de personas sin hogar de Long Beach 2020: una empresa de toda la ciudad para identificar a las personas sin hogar en la comunidad. El conteo fue organizado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Long Beach, División de Servicios para Personas sin Hogar, con el propósito de “comprender el alcance de las personas sin hogar en la Ciudad para ayudar a crear servicios y viviendas para las personas que viven en la calle”.

Las personas se dividieron en pequeños grupos de tres a cinco, cada uno enviado a diferentes áreas de Long Beach y recolectando datos con una encuesta que consta de 20 preguntas.

Las preguntas opcionales que se hicieron fueron sobre edad, raza, género, discapacidades y qué los llevó a quedarse sin hogar.

Al completar la encuesta, las personas sin hogar recibieron una tarjeta de regalo de $5.

Para las personas sin hogar que querían información sobre dónde podían encontrar refugio, los voluntarios les dieron volantes con detalles sobre el refugio de invierno de la ciudad. También se les aconsejó sobre el uso del Centro de Servicios Múltiples, ubicado en 1301 W 12th St.

El centro brinda a las personas recursos como duchas, asesoramiento en caso de crisis, asistencia laboral, colocación de viviendas, servicios de atención médica, servicios de VIH / SIDA, referencias de tratamiento para abuso de sustancias y de salud mental, servicios para veteranos, vinculación a los beneficios generales y referencias a recursos comunitarios.

Un problema que enfrentaron muchas personas sin hogar fue la falta de alojamiento para sus mascotas.

C.M., una mujer latina, se acercó desde una tienda cercana con su pequeño perro para realizar la encuesta. Había perdido su vivienda debido a problemas de relación personal y ahora había estado sin hogar durante más de un año.

Había sobrevivido a la violencia doméstica, pero su salud mental le impedía conseguir un trabajo o una vivienda. Aunque se le proporcionó información sobre el refugio, preguntó si su perro sería aceptado o no.

“El único inconveniente es que no quieren aceptar a mi perro […] y no quiero dejar a mi perro atrás”, dijo.

Otros problemas que enfrentaron fue el transporte. Un hombre dijo que no lo dejarían subir al autobús debido a su apariencia. Otro hombre dijo que su bicicleta había sido robada, y alguien más que había usado el Centro de Servicios Múltiples antes dijo que su camioneta se había quemado.

El Conteo de personas sin hogar se realizó anteriormente cada dos años, pero ahora se realizará anualmente, dijeron las autoridades.

Este año, se introdujo por primera vez una aplicación de teléfono inteligente Homeless Count para ayudar como método electrónico a la información de entrada durante el conteo, que acompañó al sistema que antes era solo papel.

“Aprecio lo que a ustedes, damas, les importa el mundo”, R.C. dijo. “La gente debería preocuparse más por las personas en este mundo”.