Vivero de plantas, Ricardo’s Nursery, trae recursos comunitarios a el lado Norte de Long Beach en medio de la crisis de COVID-19

Vivero+de+plantas%2C+Ricardo%E2%80%99s+Nursery%2C+trae+recursos+comunitarios+a+el+lado+Norte+de+Long+Beach+en+medio+de+la+crisis+de+COVID-19

Karla M. Enriquez | Signal Tribune

En un extenso mar verde, Ricardo Arrivillaga se acerca a un árbol específico. “Este es mi árbol favorito”, dice sobre un árbol conocido como Nance, originalmente de el sur de México y Centro America. “Mi árbol y yo”, dice refiriéndose a una canción del cantante argentino Alberto Cortez. Recita un par de líneas de la canción mientras la gente comienza a entrar en busca de plantas.

Arrivillaga es el propietario de Ricardo’s Nursery, un vivero de plantas, situado en la parte Norte de Long Beach, que abrió en 2007, pero no siempre fue así.

Arrivillaga comenzó a trabajar para el vivero de plantas cuando era conocido como Garden of Eva o en enspañol como el Jardín de Eva como conductor y finalmente se convirtió en representante de ventas y luego el gerente.

“Estaba tan motivado para poseerlo y sentí que nada podía detenerme, que podía hacer todo lo que quisiera”, dijo Arrivillaga al Signal Tribune.

“[…] Creo que su pasión por el vivero y las plantas en sí crecieron, de modo que cuando surgió la oportunidad, simplemente la aprovechó”, dijo Nadia Ibáñez, controladora y gerente de Ricardo’s Nursery.

La pasión de Arrivillaga por la naturaleza, las plantas y los árboles en su vivero es evidente. Junto a su árbol favorito de Nance, tiene otro conjunto de árboles, que él y su equipo están estudiando actualmente. Quieren ver cómo les irá a los árboles que provienen de regiones tropicales, en el verano y el invierno del sur de California.

El vivero se extiende por aproximadamente 6 acres, según el sitio web del vivero, y ofrece arbustos, enredaderas y una variedad de plantas y árboles, incluidos los que son tolerantes a la sequía, como las suculentas.

Hay variedad de suculentas, una planta tolerante a la sequía, a la venta en Ricardo’s Nursery. (Karla M. Enriquez | Signal Tribune)

Efectos del COVID-19

A las 8:30 a.m. del sábado, algunos clientes enmascarados caminaban por las hileras de suculentas y árboles. Según Ibáñez, este ha sido uno de sus veranos más ocupados.

Específicamente, la demanda de vegetales, hierbas y árboles frutales creció durante la pandemia, según Ibáñez.

“En general, ha sido genial para nosotros, muchas personas que se han quedado en casa después de hacer la limpieza interior de la casa y todo lo demás que podían hacer en el interior, empezaron a revisar sus patios y empezaron a trabajar en el jardín”, Ibanez dijo sobre el impacto de COVID-19 en el negocio. “Empezamos a recibir a mucha gente, que buscaba principalmente árboles frutales, vegetales, […] florecer algo perenne y cualquier forma en la que pudieran entretenerse y mantener a sus hijos y a todos ocupados de una manera productiva”.

“Creo que las limitaciones para salir trajeron una mayor necesidad de que las personas tengan un acceso más fácil a los alimentos”, dijo Ibáñez. “Otra demanda creciente ha sido la de plantas de interior. Los clientes últimamente se han inclinado más hacia estas plantas que no solo son hermosas y elevan su hogar [estéticamente], sino que también brindan beneficios para la salud, como purificar el aire y tener un impacto positivo en su salud mental”.

Al inicio de la pandemia, Ibáñez y Arrivillaga estaban preocupados no solo por su salud y la de sus empleados, sino por tener que recortar horas.

“La mayoría de nuestros empleados han estado con nosotros durante mucho tiempo”, dijo Ibáñez. “Tener que dejarlos sin trabajo fue una gran preocupación para nosotros. Inicialmente, las restricciones nos afectaron negativamente porque no sabíamos cómo ajustarnos. […] Tuvimos que recortar un par de horas solo para tener una idea de cómo íbamos a manejar esta nueva situación “.

Sin embargo, debido al hecho de que el vivero es parte del campo agrícola, nunca se requirió que cerraran. Procedieron con medidas de seguridad para garantizar una experiencia de compra segura.

Distribucion de comida

De la experiencia COVID-19 del vivero, nació la idea de la distribución de alimentos.

Según Ibáñez, las distribuciones de alimentos comenzaron este verano porque Arrivillaga quería ayudar a las personas que habían sido despedidas debido a la pandemia.

“Teníamos gente que venía regularmente y pedía trabajo porque perdían su trabajo, o no se les permitía trabajar debido a las restricciones”, dijo Ibáñez. “Y [Arrivillaga] dice, ¿sabes qué si no puedo darles trabajo? Podría ayudarlos dándoles algo de comida que puedan necesitar durante este tiempo”.

El dinero para el primer par de recolecciones de alimentos provino del bolsillo de Arrivillaga, del negocio y de las donaciones de su familia, amigos y cualquier persona que quisiera contribuir, compartió Ibáñez.

El vivero unió fuerzas con la Asociación Puente Latino y el Club de Leones del centro de Long Beach para las últimas seis distribuciones de alimentos.

En la distribución del sábado 22 de agosto, aproximadamente 150 personas recibieron una bolsa llena de comida, que incluía jugo de naranja, pan, queso, arroz, frijoles entre otros artículos y un folleto para el Censo 2020.

En medio de la pandemia de COVID-19, Ricardo’s Nursery ha unido fuerzas con la Asociación Puente Latino y el Club de Leones del centro de Long Beach para distribuir comida e información gratis para el Censo 2020 a la comunidad. (Karla M. Enriquez | Signal Tribune )

“[Arrivillaga] siempre ha sido servicial con nosotros personalmente y en proyectos comunitarios”, dijeron Kirk Davis, tesorero de la Asociación Puente Latino e Hilda Gaytan, presidenta de la Asociación Puente Latino en un comunicado conjunto al Signal Tribune. “La Asociación Puente Latino comenzó a apoyar y ser voluntario en Ricardo’s cuando vimos la ayuda que estaba brindando a la comunidad. Es muy asombroso ver el impacto que los obsequios de comida tienen en los destinatarios, y la necesidad es mayor de lo que nadie esperaba. El tamaño promedio de la familia atendida es de alrededor de cinco”.

Arrivillaga fue testigo de cómo una familia había comenzado a hacer cola para la comida a las 5:20 a.m. para la distribución del sábado. Normalmente, la gente comienza a hacer fila a las 6:00 a.m. con las regulaciones COVID-19 vigentes.

“Es muy triste saber que tienen que estar aquí tan temprano porque lo necesitan, por otro lado, para nosotros es como ‘vamos a hacer esto’”, dijo Arrivillaga. “Para mí, ese es mi impulso”. Esa mañana, recogió la comida a las 5 a.m., para asegurarse de que estuviera fresco todo el producto.

Según Gaytan y Davis, la oficina del portavoz Anthony Rendon abrió una cuenta temporal para la Asociación Puente Latino en el Banco Regional de Alimentos de Los Ángeles para distribuir 250 cajas de alimentos preparados a los miembros de la comunidad, una vez que se mencionaron las distribuciones de alimentos. “Esto llevó a que Puente pudiera solicitar y recibir una cuenta de proveedor de alimentos”, dijeron Gaytan y Davis.

Llevando raíces oaxaqueñas a Long Beach

Las distribuciones de alimentos no son lo único que Ricardo’s Nursery está haciendo por la comunidad. Arrivillaga, quien nació en Oaxaca, México, trae una parte de su cultura al vivero para compartir con el mundo en forma de talleres artesanales y otros eventos.

La artesana oaxaqueña, Jara Ávila Hernández, ha volado para mostrar classes en cómo crear un alebrije, una escultura mítica de colores brillantes originaria de Oaxaca.


Ricardo’s Nursery también ofrece talleres artesanales donde la comunidad puede diseñar un “alebrije”, una escultura mítica de colores brillantes que se origina en la tierra natal de Arrivillaga, Oaxaca, México. (Karla M. Enriquez | Signal Tribune)

“Este es el segundo taller que hago en Long Beach”, dijo Ávila Hernández al Signal Tribune en español. “Mucha gente está interesada en saber qué son los alebrijes o de qué están hechos y abordamos todo eso en los talleres”.

“Quiero que se conozca la cultura aquí”, dijo Arrivillaga. “No solo para la comunidad latina sino para todas las comunidades. Quiero que sepan de qué se trata esta cultura y hasta ahora ha sido simplemente maravilloso ”, dijo sobre los talleres de alebrije que se han organizado hasta ahora.

“[La] gente realmente disfrutaba el tiempo fuera de casa en la naturaleza, haciendo algo diferente, estaban muy orgullosos de lo que hicieron”.

El próximo conjunto de talleres será sobre helados oaxaqueños y jabones artesanales con plantas del vivero.

Para Arrivillaga, está muy lejos de donde empezó. Muchos de los empleados han estado con él desde el principio, cinco de ellos eran compañeros de trabajo cuando él trabajaba en la guardería. “Realmente me empujaron a conseguirlo, ‘adelante y consígalo, esta es una oportunidad de por vida, consígalo’. Trabajar juntos ha sido la clave”.

“Si lo hice, quiero que otras personas sepan que es posible”, dijo Arrivillaga mientras estaba de pie junto a su árbol favorito.