Dos candidatos compiten por un puesto en la junta escolar de Long Beach

Miller o Uranga representarán al Distrito 2 de LBUSD, reemplazando al miembro de la junta Williams, quien se va retirar este Diciembre.

Erik+Miller+y+Tonia+Reyes+Uranga+son+candidatos+para+el+puesto+de+miembro+de+la+junta+del+%C3%81rea+2+del+Distrito+Escolar+Unificado+de+Long+Beach.

Fotos de erikmiller2020.com y toniareyesuranga.com

Erik Miller y Tonia Reyes Uranga son candidatos para el puesto de miembro de la junta del Área 2 del Distrito Escolar Unificado de Long Beach.

La Junta de Educación del Distrito Escolar Unificado de Long Beach (LBUSD) tendrá dos nuevos miembros a partir de enero. Doug Otto representará al Distrito 4, habiendo ganado las elecciones de marzo por más del 50% de los votos.

Pero el segundo miembro nuevo de la junta, que representa al Distrito 2, no se decidirá hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los candidatos Erik Miller y Tonia Reyes Uranga están compitiendo en una segunda vuelta por el escaño del Distrito 2, ya que ninguno obtuvo el 50%-más-uno de los votos necesarios para ganar en marzo.

Uranga había ganado el 42.6% de los votos, o 5,811 votos, en las elecciones de marzo, mientras que Miller obtuvo el 36.5% de los votos, o 4,975. John Mathews quedó en tercer lugar con el 20.9% de los votos y está fuera de la carrera.

El candidato que obtenga el mayor número de votos el 3 de noviembre ganará el escaño.

El Distrito 2 de LBUSD cubre 14 escuelas en el lado oeste de Long Beach, un área que abarca ambos lados de la autopista 710 entre Wardlow Road y Anaheim Street.
Felton Williams, miembro titular de la junta, ha representado al Distrito 2 durante cuatro períodos de un total de 16 años y se jubilará en diciembre.

LBUSD map highlighting District 2. ((Courtesy City of Long Beach))

El Signal Tribune pidió a ambos candidatos que compartieran cómo abordarán las preocupaciones específicas del Distrito 2 y cómo contribuirán a la junta de cinco miembros en general.

Tanto Miller como Uranga también respondieron otras preguntas durante un debate el 12 de octubre patrocinado por unos medios de comunicación locales.

Erik Miller

Miller dijo que es un producto de las escuelas del LBUSD y que pronto su hija comenzará el jardín de infantes en el mismo districts.

“Tengo un interés personal en el futuro de LBUSD”, le dijo al Signal Tribune por correo electrónico. “Me postulo para la junta escolar para continuar mi vida de servicio a nuestra comunidad como mentor, defensor y líder sin fines de lucro”.

Miller dijo que anteriormente trabajó para ampliar las oportunidades laborales para los jóvenes, reducir la violencia armada local y apoyar a los veteranos que luchan contra la falta de vivienda.

Miller fue presidente del grupo de trabajo GRIP (reducción, intervención y prevención de pandillas) de Long Beach de 2012 a 2014, ayudando a implementar una subvención federal para programas juveniles que reducen la violencia, según el sitio web de su campaña.

Actualmente se desempeña como mentor de Operation Jump Start, que ayuda a los estudiantes en riesgo a tener éxito, y director ejecutivo de US Vets en Long Beach, una organización sin fines de lucro que ofrece apoyo a los veteranos.

Si es elegido, Miller dijo que daría prioridad a proporcionar a los estudiantes del Distrito 2 recursos actualizados, oportunidades extracurriculares de alta calidad y programas de tutoría.

“Debemos asegurarnos de que todos los estudiantes, independientemente del código postal donde vivan, tengan el mismo acceso al aprendizaje a distancia y los programas educativos presenciales”, dijo.

LBUSD ha lidiado con problemas de conectividad de los estudiantes desde que la pandemia COVID-19 obligó a la mayoría de las clases a moverse en línea. La fecha de reapertura actual para la educación en persona es el 28 de enero.

Miller también dijo que daría prioridad a garantizar que los estudiantes y maestros del Distrito 2 permanezcan seguros y saludables durante la crisis de COVID-19 y más allá.

“Debemos asegurarnos de que nuestra comunidad tenga acceso a PPE (equipo de protección personal), pruebas de COVID-19, tratamiento y comunicaciones oportunas del LBUSD sobre temas de salud pública”, dijo Miller.

Además, Miller dijo que abogaría por la equidad en las escuelas.

“Trabajaré incansablemente para cerrar la brecha de rendimiento para los estudiantes de color y otros grupos marginados en nuestra comunidad”, dijo. “Debemos asegurarnos de que todos nuestros estudiantes estén preparados para la universidad y la carrera profesional y tengan el mismo acceso a los programas que los preparen para el futuro”.

Eso incluye el racismo, señaló Miller.

“También debemos reformar la seguridad pública y la vigilancia para poner fin a las injusticias sistémicas y proteger a los estudiantes más vulnerables de nuestra ciudad”, dijo.

En cuanto a cómo contribuiría a la junta escolar en general, Miller dijo que aportaría una “experiencia de por vida”.

“Mi historial de reunir a las personas para resolver problemas difíciles con recursos limitados será una ventaja para la junta escolar en este momento desafiante de crisis e incertidumbre”, dijo. “Además, mi compromiso con la equidad, la seguridad y las oportunidades será una parte fundamental de la agenda de la junta escolar”.

Miller también dijo que está consciente de las dificultades que enfrentan muchos estudiantes locales.

“Como hijo de una madre soltera criado en un hogar de bajos ingresos en Long Beach”, dijo, “entiendo las luchas que enfrentan muchos de nuestros estudiantes, particularmente durante la actual pandemia y recesión económica”.

Según el sitio de su campaña, Miller cuenta con el respaldo de dos miembros actuales de la junta del LBUSD, Juan Benítez y Megan Kerr, y tres miembros del concejo municipal, el vicealcalde Dee Andrews, Al Austin y Suzie Price, y los sindicatos de maestros TALB (Asociación de maestros de Long Beach) y CSEA (Asociación de Empleados Escolares de California).

Durante el debate del 12 de octubre, Miller dijo que trabajaría para aumentar el acceso de los estudiantes del Distrito 2 a la tecnología para garantizar un aprendizaje a distancia exitoso.

“Algunos de nuestros niños ni siquiera tienen Internet en casa, lo cual es muy frustrante”, dijo.

Toda su carrera ha consistido en ayudar a los demás, dijo Miller.

“Siempre se ha tratado de la gente de mi distrito y mi ciudad a la que represento”, dijo. “Soy la mejor persona, no el mejor político”.

Tonia Reyes Uranga

Una ex concejal de la ciudad de Long Beach de 2002 a 2010, Uranga dijo que el Distrito 2 de LBUSD es el área más diversa y con mayores desafíos económicos en el distrito escolar.

“La pandemia de COVID-19 ha descubierto desigualdades en LBUSD, desigualdades que han existido durante años”, dijo Uranga al Signal Tribune por correo electrónico. “La pandemia ha inspirado a los padres a participar más que nunca en la educación de sus hijos”.

Si es elegida, Uranga dijo que crearía un grupo de trabajo para abordar las brechas de rendimiento entre los estudiantes negros y de las islas del Pacífico, y señaló que el 72% de los estudiantes negros no cumplen con los estándares estatales de rendimiento en matemáticas y el 67% de los estudiantes de las islas del Pacífico no alcanzan el rendimiento en inglés.

“Me aseguraré de que los padres sean parte de este grupo de trabajo para que se controle nuestro progreso y éxito”, dijo Uranga.

También trabajaría con padres y maestros para reducir las suspensiones y expulsiones de estudiantes en el Distrito 2, dijo Uranga.

“En los últimos cuatro años en Long Beach Poly High School, el 100% de todas las suspensiones ‘desafiantes / disruptivas’ fueron otorgadas a estudiantes de color”, dijo Uranga. “En todo LBUSD, los estudiantes de color están excesivamente representados en los datos de suspensiones y expulsiones. Si los estudiantes no están en la escuela, no pueden aprender “.

Uranga dijo que también se aseguraría de que se proporcione tecnología a todos los estudiantes y alentará a los maestros y al personal a trabajar con los padres en el seguimiento de la implementación del LBUSD de su Plan de Continuidad y Asistencia del Aprendizaje (LCAP) requerido por el estado.

“Necesitamos incluir pasos específicos para asegurarnos de que los más afectados, nuestros estudiantes de educación especial y los que aprenden inglés, reciban la ayuda personalizada que necesitan y merecen”, dijo Uranga.

Durante el debate del 12 de octubre, Uranga dijo que todas las escuelas del LBUSD consideradas “por debajo del promedio” están al oeste de Orange Avenue y son necesarias más tutorías, asesoramiento individual y evaluaciones de estudiantes culturalmente relevantes y específicas del idioma.

“Trabajaré por una junta más transparente, expandiré el papel de la participación de los padres, pediré la responsabilidad de las escuelas de bajo rendimiento y dirigiré los servicios uno a uno a los más necesitados”, dijo.

El sitio web de la campaña de Uranga indica que tiene más de 30 años de experiencia laboral y actualmente es la propietaria principal de TRUConsult, una firma consultora que presta servicios a organizaciones sin fines de lucro y agencias públicas que se especializan en temas de política y fuerza laboral.

También es miembro de la junta de Los Ángeles Alliance for a New Economy y está en el comité directivo de la Coalition for Good Jobs and Healthy Communities. Y es presidenta de Goals for Life, un programa de tutoría sin fines de lucro que conecta a los jugadores jubilados de la NFL con los estudiantes.

“Mi experiencia abarca desde la educación de la primera infancia hasta la preparación de los estudiantes para la universidad y las carreras”, le dijo al Signal Tribune. “Me permitirá traer a la junta una perspectiva sobre las familias trabajadoras y los estudiantes con dificultades”.

El esposo de Uranga, Roberto Uranga, es actualmente miembro del Concejo Municipal de Long Beach, en representación del Distrito 7.

Está respaldada por otros tres concejales de la ciudad, el congresista Alan Lowenthal, la senadora estatal Lena González y la supervisora ​​del condado de Los Ángeles, Janice Hahn, entre otros.

A pesar de estos respaldos, Uranga dijo que sigue siendo una “voz independiente” para las familias.

También ha asistido a las reuniones de la junta y conoce sus políticas, programas y posiciones de los miembros y puede comenzar a trabajar de inmediato para que los niños regresen a las escuelas, dijo.

“Como madre y abuela, mi preocupación por la salud mental y el bienestar de nuestros estudiantes informará mis decisiones en todos los niveles del proceso de toma de decisiones”, dijo Uranga. “No tendré miedo de luchar por políticas y recursos que se dirijan a las necesidades de nuestros niños”.