Alta Regalado, de 101 años, se para frente a un mural dedicada a ella, pintado por artistas locales Ciana Lee y Alva McNeal. El mural ubicado en el parque Pan American, fue encargado por la organización local sin fines de lucro SCAN y el Consejo de Artes para Long Beach para celebrar los Centenarios. (Lissette Mendoza | Signal Tribune)
Alta Regalado, de 101 años, se para frente a un mural dedicada a ella, pintado por artistas locales Ciana Lee y Alva McNeal. El mural ubicado en el parque Pan American, fue encargado por la organización local sin fines de lucro SCAN y el Consejo de Artes para Long Beach para celebrar los Centenarios.

Lissette Mendoza | Signal Tribune

Bailarina folklórica centenaria honrada con un mural en el parque Pan American

December 4, 2020

El mural presentado oficialmente el martes 1 de diciembre fue una completa sorpresa para Alta Regalado, de 101 años, el sujeto, quien su pasión por el estilo de baile tradicional mexicano conocido como folklórico, fue capturada permanentemente a través de una asociación con SCAN Health Plan y el Concejo de Arte para Long Beach.

En una entrevista con el Signal Tribune, Regalado mencionó cómo la muerte de su esposo Phillip hace 33 años le dio una nueva libertad que no tenía como mujer casada.

“Después de que mi esposo falleció, pude hacer lo que quisiera”, dijo Regalado. “Cuando me casé, siempre hacías lo que tu marido quería”, dijo.

Una representación del mural acompañada de una versión en blanco y negro de la foto de referencia de Alta Regalado con su traje tradicional folclórico. ((Lissette Mendoza | Signal Tribune))

Lo que quería hacer era aprender el baile folclórico, un baile tradicional mexicano que se realiza con vestidos largos y coloridos con faldas de círculo completo, generalmente adornadas con cintas y flores bordadas. Las faldas amplias son una parte importante de la coreografía, ya que generalmente se sostienen durante toda la actuación con movimientos exagerados de los brazos para hacer que las faldas también bailen.

“Cuando te gobiernas tú misma, vas a donde tú quieres y yo lo hice”, dijo Regalado.

Recordó el viaje de hora y media que consistió en tomar tres autobuses para asegurarse de que llegara a sus clases de folklórico en un centro para personas mayores en el Este de Los Ángeles.

“Fui durante 10 años, todos los días, cinco días a la semana”, dijo Regalado.

Ella dijo efusivamente cuando se recordó a sí misma y a sus compañeras de clase yendo a varios lugares del sur de California para actuar, algunos de sus viajes se extendían hasta el Valle de San Fernando.

“Oh, me encantó eso”, exclamó Regalado. “Fuimos a muchos lugares, escuelas, la universidad en el este de Los Ángeles, algunos de los teatros. Éramos unas 10 y aquí estoy, todavía bailando ”, dijo ella.

“Nos divertimos mucho y pudimos conocer gente agradable que no te olvida”, dijo Regalado.

Geraldine Muñoz, una de sus tres hijas, también se unió a Regalado cuando murió su propio esposo. Se mudó con su madre y comenzó a transportarla a la misma clase a la que finalmente se unió.

“Todos tenemos una vida para vivir libremente y creo que si lo hacemos, es lo que nos hace felices”, dijo Regalado.

El proyecto fue encargado por el Concejo de Arte para Long Beach y una organización local sin fines de lucro, SCAN Health Plan en honor a los centenarios, y había estado en progreso durante más de un año antes de que las artistas Ciana Lee, de 30 años, y Alva McNeal, de 86 años, lo llevaran a cabo. Ellas dedicaron de 5 a 6 horas al día durante aproximadamente dos semanas en el mural.

Alta Regalado, 101, (centro) se encuentra con Alva McNeal, 86, (izquierda) y Celina Lee, 30, (derecha), las co-artistas que pintaron su mural en el parque Pan American. (Lissette Mendoza | Signal Tribune)

Judy Estrada, del Arts Council para Long Beach, se acercó inicialmente a Lee después de que se conocieron en la galería de arte llamada Flatline en la parte Norte de Long Beach.

Estrada le hizo saber que la idea del mural era lograr la participación de los ancianos también.

Lee estuvo de acuerdo con el proyecto y trajo a McNeal como co-artista a través de su conexión con Long Beach Senior Arts Colony, donde ambos imparten clases de arte.

McNeal, que se describe a sí misma como una artista figurativa, pintó la parte del retrato de la figura de Alta. Durante una multitud de días se elevó varios pies en el aire con la ayuda de un ascensor para pintar.

“Me gusta pintar a personas mayores, hay mucho carácter en sus rostros”, dijo McNeal.

El mural también incluyó la participación de otras personas mayores de Arts Colony y niños de la Escuela Waldorf Maple Village, donde Lee también enseña. Sus contribuciones son visibles en todo el mural en los detalles de pintura fluorescente y las huellas de las manos a lo largo del vestido.

La artista Celina Lee ayuda a un niño a colocar un detalle de la huella de una mano en el mural dedicado a la centenaria Alta Regalado en el parque Pan American el sábado 28 de noviembre. (Lissette Mendoza | Signal Tribune)

Conocer a Regalado fue una sorpresa para las artistas que no esperaban que ella estuviera allí ya que solo las notificaron que estarían haciendo entrevistas. Los planes iniciales para un evento de presentación más grande ya se habían cancelado debido a COVID.

“Fue realmente emocionante conocerla, no pensé que eso iba a suceder”, dijo McNeal.

Los artistas pudieron compartir un momento con Regalado, mientras se tomaron de las manos, admirando juntas el mural.

“Fue realmente especial, ella es una persona tan cálida y maravillosa”, dijo McNeal.

“Empecé a llorar, ella era tan dulce”, dijo Lee.

La artista local Alva McNeal da los toques finales a un mural dedicado a la centenaria Alta Regalado el sábado 28 de noviembre. (Lissette Mendoza | Signal Tribune)

Regalado quien estuvo en el evento con el apoyo de sus hijas Geraldine Muñoz, Betty Regalado y su nieta Deborah Pratt, también se sorprendió con la inauguración.

“No esperaba eso en absoluto”, dijo Muñoz.

Mencionó que la familia había sido notificada de los planes para un mural cuando comenzó el proceso hasta que les dijeron que los planes debían ser desechados debido a COVID. No fue hasta el fin de semana pasado que se les notificó que todavía estaba sucediendo según ella.

Respecto al mural, Regalado dijo en español: “Me encantó verme en el mural, esto es tan grande para mí, sabiendo que tanta gente me verá y que va a estar ahí por mucho tiempo”.

“Me hace feliz.”

Alta Regalado (centro) le da un beso a su hija Betty Regalado (izquierda) mientras su otra hija Geraldine Muñoz (derecha) las mira. Las hijas estuvieron allí para apoyar a su madre en la inauguración de un mural en dedicación a ella en el Parque Pan American el martes 1 de diciembre. (Lissette Mendoza | Signal Tribune)

En cuanto a la clave de la longevidad, Regalado acredita su estilo de vida activo y que, “mientras el Señor me permita vivir, lo acepto”.

Por ahora la animada Regalado regresará a casa con sus hijas, nietos y bisnietos, mientras espera ansiosamente regresar a los teatros y poder volver a bailar.

“Oh, ella está lista”, explicaron las diferentes generaciones al unísono.

Regalado respondió: “Siempre estoy lista”.

Leave a Comment

Comments that include libelous statements are subject to review from editors.

If you want a picture to show with your comment, go get a gravatar.